Este lunes 13 de mayo un nuevo jurado de EE.UU encontró al Roundup culpable de producir cáncer y a Monsanto culpable por ocultar con malicia información sobre la peligrosidad de su herbicida a base de glifosato. 

En Oakland, California, un jurado compuesto por 7 hombres y 5 mujeres en el caso Pilliods v. Monsanto  (Case No. RG17862702, JCCP No. 4953) llegó a un veredicto que condena  a la empresa adquirida por Bayer a pagar más de 2 mil millones de dólares por enfermar a Alva y Alberta Pilliods. Después de aproximadamente 7 semanas de procedimientos judiciales, el jurado encontró que la exposición a Roundup hizo que los Piolliods desarrollaran su enfermedad sin que Monsanto no advirtiera sobre este grave peligro para la salud. El jurado también encontró que Monsanto actuó con «malicia, opresión o fraude».

Alva y Alberta Pilliod, una pareja de Livermore, California, utilizaron el herbicida Roundup de Monsanto durante más de 30 años para desmalezar predios de su propiedad. Ambos fueron diagnosticados con el mismo tipo de LNH, linfoma difuso de células B grandes (DLBCL), asociado con la exposición Roundup. En 2011, a Alva se le diagnosticó LNH sistémica en muchos de sus huesos, que se extendieron a la pelvis y la columna vertebral. Alberta fue diagnosticada con cáncer cerebral NHL en 2015. “Si hubiera sabido era peligroso no lo hubiera usado pero me dijeron que era seguro”, contó Alberta.

El veredicto es el tercero consecutivo contra Monsanto (ahora propiedad de Bayer). Combinados con las dos primeras derrotas legales (el veredicto de Johnson v. Monsanto de $ 289.2M y el veredicto de Hardeman v. Monsanto de $ 80M), los veredictos contra Monsanto en el litigio de cáncer Roundup se mantienen en $ 2.424 mil millones con 13.400 casos aún pendientes en cortes estatales y tribunales federales. El veredicto de Johnson se redujo más tarde a $ 78.5 millones, pero su sentencia final se encuentra apelada.

En su demanda por cáncer Roundup, la pareja atribuyó sus diagnósticos de cáncer a la exposición a Roundup y su ingrediente activo, glifosato, y acusó a Monsanto de representar de manera fraudulenta que Roundup es seguro a pesar de la evidencia científica que vincula la exposición al NHL. El jurado acaba de darles la razón.

Los veredictos completos en español (Gentileza de @iebtranslationservices)

Alba Pilliods: Veredicto de Alba Pilliods

Alberta Pilliods: Verdict-Alberta-Pilliods

En la conferencia tras conocerse la decisión del jurado,  uno de los abogados de la pareja, Brent Wisner de Baum, Hedlund, Aristei & Goldman, dijo que  tres jurados completos, en tres procesos diferentes, llegaron a la conclusión que Monsanto actuó con malicia y ocultó la peligrosidad de su producto. “Hay personas muriendo y enfermando sin saber que es por el Roundup. Monsanto tiene que hacerse responsable de sus productos. Esta nueva condena no es el final es el inicio de ese proceso”, aseguró.  Además, Binder aseguró que si Bayer continúa sin tomar nota del claro mensaje que condena el fraude corporativo van a tener que desmantelar la compañía entera, veredicto a veredicto.

Durante el juicio nuevamente los papeles de Monsanto fueron presentados como pruebas fundamentales. Las mismas demuestran la manipulación de la literatura científica por parte del gigante agroquímico, incluyendo varios artículos de revisión sobre el glifosato publicados en revistas científicas y citados en las revisiones reglamentarias de la Agencia de Protección Ambiental (EPA).

El jurado también pudo acceder a documentos que muestran los esfuerzos de Monsanto para influir en la EPA y otras agencias reguladoras, así como evidencia de que Monsanto realizó una campaña de relaciones públicas para plantar historias favorables en Reuters y otros medios de comunicación para defender sus productos y desacreditar a los científicos que determinaron que el glifosato estaba vinculado a cáncer.

Durante los argumentos finales, Wisner dijo al jurado que el Roundup «nació desde el vamos producto del  fraude» en referencia a que el agrotóxico recibió la aprobación de la EPA en 1974, según estudios realizados en Industrial Bio-Test Laboratories (IBT). Una revisión posterior de la EPA de los datos encontró que IBT falsificaba los datos de forma rutinaria. Tres ejecutivos de IBT fueron posteriormente condenados por fraude. Según Wisner, a partir de ese momento, Monsanto se negó repetidamente a realizar estudios sobre glifosato y Roundup, incluso después de que la EPA y el propio toxicólogo le dijeran a Monsanto que tenía que realizar más estudios para abordar los problemas de seguridad.

Desde la adquisición de Monsanto,  Bayer ha perdido más de $30 mil millones en el valor de sus acciones.  Pese a todo Monsanto continúa negándose a advertir a los consumidores sobre los peligros de su producto Roundup a pesar que la autoridad mundial más importante en materia de cáncer, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), incluye al glifosato como probable carcinógeno desde 2015, y a pesar de que los jurados le siguen dando razón a los enfermos.

Por Anabel Pomar para www.monsantopapers.lavaca.org

Ecoporta.net

Fuente

Estos artículos también podrían interesarte

Fuente