Compártelo en tus redes

Muchas personas en todo el mundo, incluidos los escolares, exigen medidas más audaces contra el cambio climático por parte de gobiernos, empresas e inversores. Aquí hay enormes oportunidades para “pensar más allá, resolver de manera diferente”, transformar nuestras economías y cambiar la forma en que vivimos.

Las acciones para detener el cambio climático son clave para la sostenibilidad, y son parte integral de los esfuerzos acordados a nivel mundial en línea con el Acuerdo Climático de París y los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

“Si bien la escala y el ritmo de acción actuales no son suficientes para lograr la sostenibilidad, aún es posible que reorganicemos radicalmente la forma en que producimos, consumimos e invertimos”, dice Niklas Hagelberg, especialista en clima de ONU Medio Ambiente.

Aquí hay algunas áreas en las que debemos centrarnos:

Agricultura y alimentación

Según el Informe de la brecha de emisiones de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente 2018, los sistemas alimentarios desde la producción hasta el consumo tienen el potencial de mitigar hasta 6,7 ​​gigatoneladas de CO2 equivalente, que solo es superado por el sector energético. Necesitamos una transformación global de alimentos en los próximos 12 años para detener el cambio climático en los que el desperdicio de alimentos se reduzca a la mitad y las dietas y la salud mejoren a través de la disminución de la ingesta de proteínas animales. También debemos incentivar la agricultura sostenible y climáticamente inteligente y poner fin a la actual situación alimentaria injusta en la que más de 820 millones de personas están desnutridas.

Edificios y ciudades

Responsable de aproximadamente el 70 por ciento del uso de energía, los edificios y la construcción representan el 39 por ciento de las emisiones de dióxido de carbono relacionadas con la energía. Se construirán grandes cantidades de infraestructura urbana en los próximos 15 años a medida que se acelere la migración rural-urbana. Aquí hay grandes oportunidades para modernizar los edificios existentes, mejorar los estándares de construcción y repensar la planificación urbana, por ejemplo, proporcionando incentivos para las soluciones de mini-grid. También debemos abordar las emisiones de metano, óxido nitroso y CF11 inducidas por el hombre, y encontrar soluciones más inteligentes para la refrigeración, calefacción y gestión de residuos.

Educación

Educar a las niñas: las mujeres educadas tienen menos hijos y más saludables. Mejorar el acceso global y la educación sobre planificación familiar. Debemos centrarnos en la inclusión económica, social y política para no dejar a nadie atrás. La educación, las habilidades y la concienciación son ingredientes esenciales para una inclusión significativa.

Energía

Invierta en energías renovables y deje de comisionar nuevas centrales eléctricas de carbón. Necesitamos redirigir los subsidios a los combustibles fósiles para incentivar la inversión a gran escala y la creación de empleos en energías renovables. Al mismo tiempo, necesitamos estándares de eficiencia energética para equipos eléctricos (iluminación, electrodomésticos, motores eléctricos, transformadores) y una transición hacia equipos eléctricos con etiqueta de eficiencia.

Financiación energética

Ayudar a los países pobres a mitigar y adaptarse al cambio climático. Según el Informe de la brecha de emisiones de la ONU para el Medio Ambiente 2018, los proyectos de energía renovable y eficiencia energética en los países en desarrollo podrían reducir significativamente las emisiones para 2020 si las naciones industrializadas cumplieran su promesa de movilizar US $ 100 mil millones al año de financiamiento climático. Si bien la inversión en energía fluye cada vez más hacia la energía limpia, no fluye al ritmo necesario para alcanzar los objetivos del Acuerdo de París.

Bosques y uso de la tierra

Proteger y restaurar los bosques tropicales. Plante un billón de árboles para aumentar la captura de carbono, con los beneficios asociados para la biodiversidad, la seguridad alimentaria, los medios de vida y las economías rurales. Para hacer esto, necesitamos aumentar la inversión para reducir a la mitad la deforestación tropical para 2020, detener la deforestación neta para 2030 a nivel mundial y recaudar alrededor de US $ 50 mil millones por año para alcanzar el objetivo de 350 millones de hectáreas de restauración de bosques y paisajes para 2030 en línea con el Bonn Challenge. Hasta ahora, 47 millones de hectáreas de restauración han sido prometidas por 47 países. Deberíamos evitar cualquier conversión adicional de turberas en tierras agrícolas y restaurar las turberas escurridas y poco utilizadas rehumedeciéndolas. También necesitamos plantar más árboles en tierras agrícolas y pastizales.

Transporte

El transporte es responsable de aproximadamente una cuarta parte de todas las emisiones de CO2 relacionadas con la energía, y se prevé que aumente a un tercio para 2050, creciendo más rápido que cualquier otro sector. Con las políticas e incentivos correctos, se pueden lograr reducciones significativas de emisiones. Para que esto suceda, necesitamos establecer estándares de eficiencia del vehículo, incentivos para el transporte sin emisiones e invertir en movilidad no motorizada. Por ejemplo, el gobierno indio está priorizando políticas que están ayudando a cambiar el transporte de mercancías de la carretera al ferrocarril.

Durante la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, del 11 al 15 de marzo, ONU Medio Ambiente insta a las personas a pensar más allá y vivir dentro. Únase al debate en las redes sociales usando #SolveDifferent para compartir sus historias y ver lo que otros están haciendo para garantizar un futuro sostenible para nuestro planeta.

Artículo en inglés

Compártelo en tus redes

Suscríbete a nuestro boletín semanal de noticias
También podrían interesarte

Fuente: EcoPortal