La amplia gama de nuevas tecnologías relacionadas a las energías renovables abre un futuro con nuevas oportunidades laborales. De aquí a 2030, el número de puestos de trabajo generados a escala mundial por la economía verde ascenderá a 18 millones, un aumento de casi el 80 por ciento en comparación con los 10,3 millones de empleos registrados en 2018.

Porque un futuro sostenible requiere que la energía renovable vaya de la mano con la energía humana, en Italia se abrirá la primera “Academia del viento”, con el objetivo de formar nuevas figuras profesionales relacionadas con las energías renovables y de esta manera ampliar las ofertas laborales del país de la bota, que después de Grecia y España, es la nación con la tasa de desempleo más alta del continente europeo.

Enel Green Power se ha unido al proyecto del centro ELIS en Roma, que será sede de la Academia del viento, por lo que en octubre de 2019 se iniciará el curso de formación para “Técnicos de Mantenimiento Certificados de Sistemas Eólicos”, con el fin de responder a la creciente demanda de profesionales en la industria.

Las clases, dirigidas a personas de entre 19 y 30 años de edad, tendrán dos niveles de aprendizaje, uno para técnicos junior con poca experiencia y otro de reciclaje para técnicos senior, mediante un programa completo que abarcará desde la ingeniería eléctrica hasta la dinámica de fluidos, pasando por la mecánica y el desarrollo personal.

Los futuros expertos de la energía eólica aprenderán las bases del funcionamiento y mantenimiento de los parques eólicos, se familiarizarán con el multiplicador de giros, los materiales compuestos y los aerogeneradores, y tendrá la oportunidad de pilotar drones para llevar a cabo análisis no invasivos del estado de salud de las centrales. Como parte del curso, los estudiantes recibirán los certificados GWO (Global Wind Organization) para trabajos en altura, primeros auxilios, lucha contra incendios y manipulación de carga. El programa está impulsado por Enel Green Power, IVPC, ERG, E2I y E.ON, con el patrocinio de Elettricità Futura, ANEV (Asociación Nacional italiana de la Energía del Viento) y la colaboración activa del Grupo OTI.

Fuente: Gstriatum
Asuntos Verdes