Compártelo en tus redes

La baronesa Brown advierte que los recursos de clase mundial del país deben utilizarse mejor para hacer frente a la crisis climática.

Gran Bretaña tiene una de las mejores capacidades del mundo para hacer frente a la crisis climática, pero no la está utilizando. Esa es la cruda visión de la destacada experta Baronesa Brown, miembro del Comité de Cambio Climático (CCC) del Reino Unido. “Tenemos los ingredientes para hacer cosas buenas en respuesta al cambio climático, pero no los estamos utilizando”, advirtió la semana pasada.

Brown, que preside el subcomité de adaptación de la CCC, dijo que se habían hecho pocos progresos en la planificación para proteger las tierras agrícolas y la vida silvestre de las tormentas intensas y los sistemas climáticos cambiantes, o abordar las amenazas a la salud por el aumento del calor, con sombrías consecuencias políticas a corto plazo.

El Reino Unido se ha comprometido a persuadir a otros gobiernos en la cumbre sobre el cambio climático de la ONU en Nueva York este mes para que se comprometan más a la adaptación. Pero Bob Ward, del Instituto de Investigación Grantham sobre Cambio Climático y Medio Ambiente, dijo: “El fracaso de Gran Bretaña para adaptarse a nuestro clima cambiante podría socavar severamente los esfuerzos para persuadir a otros países para que inviertan más en resiliencia”. El Reino Unido puede tener un buen historial de ayudar a los países pobres a ser más resistentes, pero no estamos haciendo lo suficiente. El país necesita liderar con el ejemplo”.

El Reino Unido está haciendo una oferta para organizar otra cumbre internacional, que se celebrará en diciembre de 2020, el quinto aniversario del acuerdo climático de París. “Si el Reino Unido quiere organizar esa cumbre crucial, que dictará el camino que tomaremos para combatir el calentamiento global, tendremos que ver que estamos haciendo mucho más sobre el cambio climático”, agregó Ward.

La incapacidad del país para adaptarse a las condiciones cambiantes se subrayó este verano cuando las inundaciones severas paralizaron los horarios de los trenes, las temperaturas alcanzaron niveles récord y los residentes de Whaley Bridge, en Derbyshire, fueron evacuados después de que fuertes lluvias dañaron una presa en un embalse cercano.

Se pronostica mucho peor para las próximas décadas, pero se está haciendo poco para proteger la infraestructura de la nación, como adaptar hogares de asistencia y hospitales para que los residentes y pacientes no sufran a medida que las temperaturas se disparan o proteger las ciudades costeras contra el aumento del nivel del mar.

“Sin embargo, también poseemos agencias poderosas como la Met Office”, dijo Brown. “Está desarrollando predicciones climáticas detalladas para regiones con una precisión de unos pocos kilómetros. Pero no estamos haciendo uso de estas capacidades”.

De hecho, la prioridad dada a la adaptación a estas amenazas se ha erosionado en los últimos 10 años. “Nos ha distraído el Brexit”, agregó Brown. Señaló las presiones sobre el Departamento de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales, que se encarga de garantizar que Gran Bretaña se adapte a la crisis climática, pero se ha concentrado en encontrar reemplazos para la política agrícola común de la UE y en tratar otros asuntos relacionados con el Brexit.

En julio, el CCC advirtió que el país no estaba preparado ni siquiera para un aumento de 2° C en las temperaturas, y mucho menos para un calentamiento más extremo. “Muchas políticas aún carecen de un reconocimiento básico del cambio climático, mientras que otras hacen una mención pasajera pero no tienen acciones asociadas para reducir el riesgo”.

Articulo en inglés

Compártelo en tus redes

Suscríbete a nuestro boletín semanal de noticias
También podrían interesarte

Fuente: EcoPortal