Bombeo solar Kenya
Thomson Reuters Foundation/Kagondu Njagi

En Kenya, las mujeres y niñas tienen la tarea de suministrar el agua en sus hogares, actividad que les requiere mucho tiempo y esfuerzo. La energía solar ha servido para mejorar la disposición de este recurso y cambiar radicalmente sus vidas.

Las zonas rurales más pobres de Kenia tienen limitaciones para el acceso al agua potable. La tarea es asignada mayoritariamente a mujeres y niñas, que deben someterse a arduas jornadas para acceder al vital líquido.

Imagen: Martchan Shutterstock

La causa de la carencia está asociada a la falta de infraestructura existentes así como la falta de voluntad política de los gobernantes para resolver la situación.

Dada la acuciante necesidad existente, el gobierno decidió apoyarse en los sistemas fotovoltaicos para ayudar a las comunidades más marginadas. De esta forma bombean agua de ríos cercanos a las comunidades.

En un condado conocido como Tharaka Nithi de Kaari están usando las energías renovables para el bombeo del agua y los resultados han sido muy favorables. Las familias pueden recogerla de forma gratuita.

El proyecto costó 8 millones de chelines kenianos (80.000 dólares) y atiende a más de 40.000 personas. Los residentes afirman que su calidad de vida ha mejorado considerablemente.

Perspectivas de la energía solar en Kenia.

El gobierno espera expandir la propuesta a otros catorce condados. Para ello contará con el apoyo del Banco Mundial. Se desea que los sistemas fotovoltaicos permitan acceso a iluminación, calefacción y acceso al agua potable.

Con el acceso al agua disponible, se puede mejorar la irrigación y lograr que tenga un impacto positivo en la agricultura. Las mujeres también tendrán más tiempo para dedicarse a apoyar microempresas en esta rama para incrementar los ingresos del hogar.

Marimanti es otra comunidad que fue beneficiada con la energía solar. También ha experimentado cambios sustanciales. Por ejemplo, los centros de salud cuentan con suficiente agua almacenada para garantizar higiene en los partos y otras operaciones.

En Kenia quieren asegurar tanto la asequibilidad como el sostenimiento de los sistemas solares. Por tales motivos, se analizan propuestas para asegurar un módico pago que permita asegurar la permanencia de las instalaciones en el futuro.

La energía solar es una alternativa dada la alta radiación existente en África. A pesar de sus múltiples beneficios, falta mucho que avanzar. Se estima que faltan 20 a 30 años para que puedan conectarse millones de personas que aún no tienen acceso al agua.



Si te ha gustado este artículo, compártelo con tus amigos en las redes sociales ¡Gracias!

Comentarios

comentarios

Fuente
Asuntos Verdes