Compañeras y amigas: conjunto ideal para reducir el estrés

Las mujeres son mucho más sociables en la forma en que enfrentan el estrés, esto lo señala Shelley E. Taylor, autora de “The Tending Instinct” y neurocientífica social de la Universidad de California, Los Ángeles. “Los hombres tienen más probabilidades de lidiar con el estrés con una reacción de ‘lucha o huida’, con agresión o retraimiento“.

Mujeres amigas tomandose una selfie

Mujeres amigas tomandose una selfie

Pero la agresión y la retirada tienen un costo fisiológico, y la amistad brinda comodidad que mitiga los efectos nocivos del estrés, dice Taylor. Esa diferencia por sí sola contribuye a la diferencia de género en la longevidad.

Compañeras y amigas para liberar el estrés

La confianza de las mujeres en las amigas, y los beneficios que ven en esas amistades, cruza las líneas de etnia, economía y edad.

Las amistades afectan profundamente la salud de ambos sexos, dicen los investigadores. Por lo general, las personas que viven solas suelen enfermarse con mayor frecuencia, e incluso morir antes que las personas que mantienen relación con sus seres queridos y sus amistades.

Los investigadores atribuyen la diferencia a la mayor dependencia de las mujeres en las amistades fuera del matrimonio. Estas amistades hacen que las redes de apoyo de las mujeres sean más amplias, profundas y resistentes que las de los hombres.

Cuando termina una relación romántica, una mujer todavía tiene otras fuentes de intimidad, sus amigas, y eso le proporciona otra fuente de apoyo“, dice Beverley Fehr, de la Universidad de Winnipeg en Manitoba, autora de un estudio académico de amistad titulado “Procesos de amistad”.

El efecto oxitocina

Los investigadores piensan que la hormona oxitocina es, para las mujeres especialmente, el elixir de la amistad y, por extensión, de la salud.

La hormona apareció en las noticias unas semanas después de que un estudio publicado en la revista Nature demostró su poder para promover el bienestar cuando se rocía en las fosas nasales de los sujetos de prueba. Sin embargo, la hormona es parte de la composición normal del cuerpo humano y tiene un propósito valioso. [¹]

Presente en hombres y mujeres, los niveles de oxitocina aumentan en las mujeres después del parto y durante la lactancia. Los niveles también aumentan en momentos de aislamiento y estrés. Y cuando la hormona interactúa con el estrógeno, según los estudios, impulsa a las mujeres a buscar la compañía de otros. [²]

Se puede considerar como un ‘termostato social’ que realiza un seguimiento de qué tan bien van los apoyos sociales de las mujeres. Cuando el termostato está bajo, las mujeres tienden a acercarse a los demás. Luego, los niveles de oxitocina aumentan nuevamente, y con esa exposición prolongada se produce un distintivo efecto “calmante y cálido”, algo que se ve con frecuencia entre compañeras y amigas.

Al empujar a las mujeres a construir redes de apoyo, la oxitocina tiene un poderoso efecto indirecto sobre la salud.

Al menos 22 estudios han demostrado que contar con apoyo social disminuye las respuestas aceleradoras de la presión sanguínea que los humanos y otros animales sociales tienen al estrés y las hormonas que envía. [³]

Cuando los niveles de oxitocina son altos, las reacciones al estrés se reducen y es menos probable que el estrés cause el tipo de daño que puede conducir a enfermedades crónicas como enfermedades cardíacas y trastornos metabólicos. Cuando los niveles de oxitocina son altos, también se ha demostrado que los humanos y otros animales sociales se curan más rápido y mejor de las heridas.

Investigadores de la Universidad Estatal de Ohio y la Universidad Carnegie Mellon han demostrado que las personas que reportan un fuerte apoyo social tienen un sistema inmunológico más sólido y tienen menos probabilidades de sucumbir a enfermedades infecciosas. Kiecolt-Glaser, que estudia la amistad y la salud, llama al apoyo social “el indicador psicológico más confiable” de respuesta inmune que se ha encontrado. [4]

Incluso hay evidencia de que la red más amplia de amigas y apoyo que las mujeres tienden a tener podría proteger de los efectos de la demencia.

Amistad y relación de pareja no siempre es sinónimo

Mujeres amigas conversando y tomando té

Mujeres amigas conversando y tomando té

Pero, ¿las amistades de las mujeres promueven la salud de manera única? ¿Las mujeres obtienen beneficios de amigas que no pueden obtenerse de su pareja o esposo?

De hecho, para las mujeres, existe evidencia de que una pareja masculina, en momentos de estrés, puede empeorar las cosas, aunque esto es generalizar demasiado, ya que las parejas son únicas y no todas funcionan igual.

En un estudio publicado en la revista Psychosomatic Medicine en 1995, los investigadores alemanes descubrieron que cuando a los sujetos se les asignaba una tarea estresante, en este caso, preparar un discurso, los hombres que se unieron a su pareja durante la preparación mostraron niveles de estrés mucho más bajos que los que no contaban con ese apoyo. Para las mujeres, era una historia diferente. Cuando las mujeres que preparaban los discursos se unían a sus parejas, sus hormonas de estrés aumentaron. [5]

Taylor, de la UCLA, supone que hallazgos como este podrían reflejar una gran diferencia entre la forma en que los hombres y las mujeres brindan apoyo. El apoyo de los hombres a un amigo o compañero tiende a tomar la forma de un consejo, dice ella. El apoyo de las mujeres con mayor frecuencia se presenta en formas más vagas de estímulo, validación y aceptación. Eso, a su vez, podría permitir que una mujer encuentre su propia solución a un problema, con menos presión para satisfacer las expectativas de su asesor.

Kiecolt-Glaser agrega que las diferencias en la forma en que los hombres y las mujeres conversan pueden generar grandes diferencias en sus apoyos sociales.

“Las mujeres tienden a hablar de sentimientos, mientras que los hombres tienden a hablar de eventos”, dice ella.

Las amigas y la buena amistad

Cuando estamos en una verdadera amistad, esa que nos permite mostrar quienes somos realmente, sentirnos libres de compartir aquello que nos tiene preocupados, en la que sabemos que quien nos escucha no tiene dobles intenciones y que es igualmente abierta como nosotras para contar lo que le sucede, es algo que vitaliza, puede modificar en gran medida nuestra percepción de una situación y conseguir que se reduzca el estrés y las tensiones.

Bibliografía
  1. Lee, H. J., Macbeth, A. H., Pagani, J. H., & Young, W. S., 3rd (2009). Oxytocin: the great facilitator of life. Progress in neurobiology, 88(2), 127–151. doi:10.1016/j.pneurobio.2009.04.001. [Enlace]
  2. Ramos, L., Hicks, C., Kevin, R. et al. Acute Prosocial Effects of Oxytocin and Vasopressin When Given Alone or in Combination with 3,4-Methylenedioxymethamphetamine in Rats: Involvement of the V1A Receptor. Neuropsychopharmacol 38, 2249–2259 (2013). [Enlace]
  3. Yang, Y. C., Boen, C., & Mullan Harris, K. (2015). Social relationships and hypertension in late life: evidence from a nationally representative longitudinal study of older adults. Journal of aging and health, 27(3), 403–431. doi:10.1177/0898264314551172 [Enlace]
  4. Gaudier-Diaz, M. M., Zhang, N., Haines, A. H., Surbhi, Zhou, M., & DeVries, A. C. (2017). Social interaction modulates the neuroinflammatory response to global cerebral ischemia in male mice. Brain research, 1673, 86–94. doi:10.1016/j.brainres.2017.08.008 [Enlace]
  5. Birditt, K. S., Newton, N. J., Cranford, J. A., & Ryan, L. H. (2016). Stress and Negative Relationship Quality among Older Couples: Implications for Blood Pressure. The journals of gerontology. Series B, Psychological sciences and social sciences, 71(5), 775–785. doi:10.1093/geronb/gbv023 [Enlace]

Fuente: La vida lúcida
Asuntos Verdes

Etiquetas:

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×

Síguenos en Facebook