Las apocalípticas 24 horas después de que un gran asteroide golpeara la Tierra están escritas en el centro de un cráter de impacto submarino. Era un día normal