Uno de los estados más afectados por los incendios, Nueva Gales del Sur, a desarrollado un proyecto desde el servicio de Parques Nacionales y Vida silvestre para arrojar